José Luis López

Cubrir la cartera para evitar sustos este verano

Posted on: julio 25, 2010

24.07.2010 C. Rosique / A. Redondo Expansión 25-07-2010

Los inversores preparan la maleta para irse de vacaciones, pero la bolsa no se toma descanso. En las últimas semanas, la caída del volumen, asociada a la menor presencia de inversores, ha provocado un repunte considerable de la volatilidad (el índice VIX ha pasado del 15% de abril al 25% actual).

Un escenario que, según los expertos, podría acentuarse durante todo el periodo estival.

Aquellos inversores a los que no les gustan las sorpresas tienen varias alternativas para reducir el riesgo en su cartera y no tener que pasar las vacaciones pegados al ordenador. En la playa, la mayor protección es la pantalla total, que llevado al extremo en la bolsa consistiría en vender todas las acciones para no estar pendiente del rumbo del mercado. Es una opción poco razonable, según los expertos.

Una medida intermedia es desprenderse de aquellos valores que están en sectores más volátiles, como los recursos básicos, las industriales y tecnológicas, por ejemplo. Para evitar sustos, se puede prescindir también de las cotizadas del sector bancario, uno de los más “complicados”, indican algunos gestores. “Aunque también son los que pueden dar más alegrías”, puntualiza Julián Coca, de Inversis.

Y es que, antes de diseñar un paraguas para las carteras, los profesionales recuerdan que el inversor debe tener en cuenta su perfil de riesgo y que las coberturas (ver informaciones adjuntas) no sólo protegen contra las caídas, sino que algunas también neutralizan las subidas.

Grado de protección
¿Qué porcentaje debo proteger? “En verano suele bajar el volumen y aumenta la volatilidad, pero este año no creo que haya que ser excesivamente prudentes. No es momento de vender todo ni de realizar una cobertura por el 100% ni muy elevada”, asegura Miguel Ángel García, director de Inversiones de Banca Patrimonial Banca March. El experto advierte: “Si te cubres mucho limitas la pérdida, pero si la bolsa sube con fuerza también te la perderás”. El experto advierte que hay valor por aflorar y que las bolsas no están caras.

Félix López, director general de la gestora de Atlas Capital, considera que los mercados van a moverse en un rango lateral este verano. En el caso del Ibex, considera que por la parte baja oscilará entre los 9.000 y los 9.200 puntos, mientras que por la parte alta estará entre los 10.000 y los 10.500 puntos (ayer cerró en 10.388,20 puntos). Entre el punto más bajo y el más alto de la banda hay un 16,6%.

Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets, sí ve más probable una corrección. Apunta que los inversores no se conforman esto año con buenos resultados empresariales, sino que exigen buenas previsiones para el resto del año, unas previsiones que han decepcionado en varios casos (como General Electric). Por otro lado, tras las subidas de principios de julio, Pingarrón espera que se produzca una corrección.

Consejos ante caídas
Si el escenario se enturbia y la tormenta vuelve al parqué (los datos macroeconómicos sorprenden a la baja, se destruye empleo, se amplían los diferenciales de deuda y las compañías anuncian rebaja de previsiones en los resultados), algo que por ahora, no se contempla, Inversis Banco ofrece una pauta de actuación a los inversores.

El primer paso sería aumentar el porcentaje de liquidez en la cartera, lo que reducirá el perfil de riesgo de la inversión. El segundo, reducir la exposición a deuda soberana de países periféricos y optar por bonos alemanes, considerados los más solventes. También convendría rotar la cartera de renta variable.

Aconseja refugiarse en sectores defensivos, como el farmacéutico o el de alimentación y buscar refugio en el oro. El metal precioso se ha revalorizado un 76% durante la crisis. Otra estrategia a seguir en las tormentas es comprar divisas refugio, como el franco suizo, el dólar o el yen.

Las opciones: el seguro bursátil
Igual que se contrata un seguro de hogar o uno de automóviles los inversores pueden hacer lo mismo para limitar el descalabro si la bolsa baja. Si con los futuros se neutraliza el movimiento de la bolsa hay otro instrumento derivado: las opciones, que ofrecen la posibilidad de poner límite a la pérdida pagando una prima, como en los seguros, “pero sin renunciar a las ganancias si la bolsa sube”, según explica Francisco López, especialista de derivados de GVC Gaesco.

Los interesados en esta vía tienen que comprar una opción put sobre la acción que quieran cubrir. Por esta protección pagarán una prima que dependerá de lo cerca que esté el límite que se quiere poner de la cotización de la ación (la más cara es la que está más cerca del precio de cotización).

Por ejemplo, si Telefónica cotiza a 16,28 euros se puede comprar una put de este valor en 16 euros por la que se paga 1,37 euros. El mínimo de un contrato son 100, por lo que cubrir 100 acciones costará 137 euros, que es la prima. Aunque la cotización caiga muy por debajo de 16 euros el inversor no perderá más que esa prima y lo que ha perdido de 16,28 a 16 euros. También puede optar por realizar la cobertura en 16,50 euros, por la que pagará 1,64 euros, es decir, 164 euros por 100 acciones. El coste real sería de 142 euros porque hay que restar la diferencia de a cómo está cotizando la acción (16,50-16,28=0,22X100=22 euros).

En valores pequeños la cobertura con opciones se complica, pero es posible hacerlo utilizando opciones del Ibex y teniendo en cuenta la beta (correlación del valor con el índice). Pero esta opción es complicada y obliga al inversor a una gestión dinámica, que no le permitiría desconectar en vacaciones.

Futuros para neutralizar los vaivenes
La venta de futuros es la forma más efectiva para neutralizar los vaivenes del mercado cuando se está invertido en bolsa. La forma de actuar depende mucho de si lo que se busca es un blindaje 100% o nos basta con una aproximación. Para los que tienen en cartera muchos de los grandes valores del Ibex Miguel Ángel García, director de Inversiones de Banca Patrimonial Banca March, apunta que una protección con un futuro sobre el índice Ibex es suficiente.

También se puede recurrir a una cobertura de cada valor con futuros sobre acciones, pero García advierte que no hay contratos sobre todas las empresas de la bolsa y muchas veces tampoco hay liquidez. Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis Banco, explica que, con futuros, un contrato sobre el Ibex implica un desembolso de 100.000 euros (10.000 puntos de Ibex con un multiplicador de 10 euros). Si opta por el Mini Ibex la inversión necesaria es lo que valga el Ibex (ahora unos 10.000 euros). Pero desde Atlas desaconsejan los futuros para el minorista.

La alternativa de los fondos cotizados inversos
Protegerse frente a una caída de la bolsa española o europea con un ETF, o fondo cotizado, inverso sobre el Ibex o el EuroStoxx50 es una alternativa recomendada para aquellos que tienen la cartera compuesta por grandes valores.

Los ETF, están a medio camino entre las acciones y los fondos. Cotizan a diario y los inversos hacen posible ganar cuando la bolsa cae, y perder si sube. “Puedes comprar un ETF por el 50% de lo que tienes en cartera. Si caen las acciones dejas desprotegido ese porcentaje, pero si sube el inversor se beneficia en parte de la revalorización”, explica García.

En el mercado hay una amplia gama de ETF inversos sobre todo tipo de mercados y sectores. En el caso del Ibex está el Lyxor ETF Ibex 35 Inverso, de Société Générale. La ventaja de utilizar el EFT inverso como pantalla es que permite cubrir carteras de pequeño importe. Eso sí, a diferencia de otras herramientas, como los contratos por diferencias, requiere desembolsar el 100% en el momento, lo que puede suponer un problema de cara a las vacaciones.

La protección de los contratos por diferencias
El menor volumen de negociación en las bolsas y los temores en torno a la temporada de resultados pueden dar rienda suelta a la volatilidad en estos meses, según algunos expertos.

Para evitar esta incertidumbre en las carteras, algunas firmas apuestan por cubrir la inversión mediante contratos por diferencias o CFD (contratos bilaterales en los que dos partes acuerdan intercambiarse el precio de compra y venta de determinado activo). Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets, advierte que, “tras la fuerte subida vivida en julio”, se podría dar una corrección en los mercados.

Para neutralizarla, aconseja fijarse en la correlación de la bolsa con el euro, el oro y los bonos (cerca del 75%, la más alta de la Historia) y tomar posiciones en CFD. “El riesgo para la depreciación de nuestras posiciones en acciones sería una caída del euro y una subida del oro y del precio de los bonos”, indica. Así, para una cartera de media de 50.000 euros en acciones, “abriríamos dos CFD en corto sobre el Mini Euro-Dólar (margen de garantía de 100 euros cada uno), un CFD largo sobre el Mini Oro (garantía de 275 euros), y un CFD largo sobre el futuro del Mini Bund (garantía de 450 euros).

De esa forma, ante una caída del 10% de la renta variable (que podría estar correlacionada con una caída del 7% del euro, una subida del 5% del oro y una subida del 10% en el precio del bono alemán), “el valor de nuestra cartera de acciones pasaría de 50.000 a 45.000 euros, y nuestras posiciones en CFD nos estarían dando un beneficio de 5.500 euros, necesitando únicamente 925 euros en márgenes de garantías, sin desembolsar ninguna comisión”, explica Pingarrón.

Coca apunta que estos instrumentos ofrecen la posibilidad de cubrir la cartera aportando únicamente una garantía. Pero, por contra, si el inversor falla a la hora de acertar el rumbo del mercado, deberá aportar más garantías, algo que no le permitirá desconectar en vacaciones.

Fondos que reaccionan a tiempo a los cambios
Para tener un verano relativamente tranquilo los expertos aconsejan a los inversores diversificar para evitar sustos. Félix López, director general de la gestora de Atlas Capital, recomienda traspasar los fondos a monetarios, que asegura que son más seguros, o a los de gestión de activa. Estos últimos, por sus características, pueden reorganizar la cartera en función de la situación del mercado en cada momento.

Inversis Banco propone una serie de fondos para equilibrar el riesgo y que pueden servir de complemento a las carteras de renta variable. “Siguen distintas estrategias que descorrelacionan con el mercado”, asegura Eduardo Antón, de Inversis. Con una volatilidad hasta el 2% esta firma aconseja fondos como: Carmignac Sécurité; Vontobel Absolute Return y Quadrim 4 C.

Aumentando la volatilidad hasta el 6% destaca el Generali IS Ar Multiestrategi, que incluso puede ponerse corto y ganar cuando las bolsas caen; y JB BF Absolute Return, que es de renta fija, pero tiene la ventaja de que invierte en divisas de mercados emergentes, que aporta una dosis de crecimiento. Para una volatilidad de hasta el 10%, Inversis recomienda Amundi Fund Volatility, Carmignac Patrimoine y Belgravia Epsilon FI. El fondo de Amundi compra y vende volatilidad, según esté el mercado, por lo que sirve para compensar las caídas.

Por su parte, el fondo Carmignac es muy bueno asignando el riesgo en cada momento y se protege bastante bien, según Inversis. Belgravia también es de los que cuando las cosas no apuntan bien se cubre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

julio 2010
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: