José Luis López

“La renta fija corporativa puede rentar el 30% a dos años”

Posted on: junio 10, 2010

– Aunque es una entrevista del pasado mes de abril, vale la pena recordarla. hay que recordar que el tipo de la emision de los bonos españoles  de hoy asi como el cambio dolar/euro coincide plenamente con lo indicado por Robert MIchelle

“La renta fija corporativa puede rentar el 30% a dos años”

Robert Michele. “La renta fija corporativa puede rentar el 30% a dos años” –

El año 2010 no promete ser un gran año desde el punto de vista de la inversión, sino un ejercicio “aburrido”. 2011 será mucho más jugoso: tipos de interés al alza, crecimiento al alza, presiones inflacionarias, problemas de China para gestionar su divisa… Esa es la visión de Robert Michele, el responsable del equipo de divisas y renta fija global de JP Morgan AM, que la semana pasada visitó Madrid para participar en un seminario organizado por la entidad. Michele cree que las grandes oportunidades están en las divisas de países emergentes y no el dólar o el euro.

¿Dónde están las principales oportunidades para un inversor en renta fija?

Mi apuesta número uno es la deuda corporativa, tanto de grado de inversión máxima calidad crediticia, como de alto rendimiento la de mayor riesgo, conocida como high yield. Creo que estos activos pueden rentar entre un 30% y un 40% en los próximos dos años. Creo que hay dos o tres años buenos por delante en este mercado. Mi segunda opción es la deuda local de países emergentes y voy a poner un ejemplo: si se observa la cotización del won coreano, se verá que cotiza más de un 20% por debajo del nivel al que estaba antes del colapso de Lehman Brothers. El won, como otras monedas asiáticas y de otros países emergentes, se va a ver beneficiado porque son estos países los que concentran el superávit por cuenta corriente en la economía mundial.

¿Qué conclusión se puede extraer de este panorama en lo que se refiere al euro y al dólar?

La variación del dólar frente al euro es la más difícil de dilucidar en estos momentos. Creo que el tipo de cambio va a hacia un nivel de equilibrio, que debería estar en 1,2 dólares por euro. Pero el gran problema para el dólar es el presidente de EE UU, Barack Obama. El programa de salud pública de Obama puede costar un billón de dólares, que EE UU ya no tiene disponible. Así que tendrá que emitir deuda, que en teoría debería comprar China el mayor comprador de bonos americanos. Pero, ¿está dispuesta China a pagar para que EE UU tenga un sistema público de sanidad cuando ellos no lo tienen? Por eso es tan difícil predecir la evolución del dólar. Me interesan más otras monedas, como el won coreano, la rupia indonesia, el ringit malayo, el baht de Tailandia, el peso mexicano, el real brasileño… Ahí es donde están las grandes oportunidades.

¿Y cuál es la mejor manera de ganar exposición a estas divisas?

En estos momentos, mediante bonos soberanos, porque no hay suficiente liquidez ni volumen en el mercado de bonos corporativos de países emergentes. Es posible que en 2011 veamos bastantes emisiones de deuda corporativa, al estilo de lo que ocurrió en el año 1997, y eso permitiría lograr un cierto volumen adicional de rentabilidad.

¿Qué cree que pasará con los tipos de interés en este entorno?

No creo que EE UU suba tipos antes de enero del año que viene. Hay unas elecciones en noviembre y eso retrasa cualquier decisión, dado que es preciso esperar a que la reactivación del consumo se materialice. El crecimiento es muy bajo y no hay presiones inflacionarias, la Fed no tiene ninguna prisa por subir tipos. Y lo mismo ocurre en la UE con los problemas de los países periféricos. El BCE esperará a que la Fed, como poco, haya duplicado sus tipos de interés, antes de empezar a encarecer el precio del dinero. Por eso creo que en este entorno, los bonos soberanos a 10 años se situarán entre el 3% al 3,5% y creo que el bono español también caerá a ese nivel.

¿Convergiendo con el alemán?

Sí. En el caso de los treasuries, mi previsión es que se sitúen en el entorno del 3,5%-4%. Con los bancos centrales sin subir los tipos, realmente no hay mucha presión para los bonos soberanos. En resumen, 2010 es un año aburrido para los inversores, los consumidores se están desapalancando, los Gobiernos intentan limitar su endeudamiento, los diferenciales de la deuda se estrechan… ¡Es aburrido! En cambio, 2011 será otra cosa: más crecimiento, tipos más altos, presiones inflacionarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

junio 2010
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
A %d blogueros les gusta esto: