José Luis López

El Leasing como fuente de financiación

Posted on: diciembre 30, 2009

 

Paula Barahona Lopez 05-12-2009

El leasing es una operación de financiación que tiene como fundamento jurídico un contrato de arrendamiento con opción de compra a favor del usuario.

Se trata de una forma de financiación del activo no corriente, bienes de equipo en la mayoría de los casos, que permite a la empresa disponer de ellos sin necesidad de contar con tesorería o tener que acudir al crédito.

Pero además de ello, supone también una fuente residual de recursos financieros ya que una empresa que se encuentre en dificultades puede vender parte de sus activos no corrientes a una empresa de leasing y luego volver a disponer de ellos alquilándoselos a la empresa de leasing.

Adopta la forma de un contrato de alquiler, generalmente a medio plazo y largo plazo de activos no corrientes que podrán ser bienes muebles o inmuebles. Estas operaciones deben incluir una opción de compra a favor del usuario al término del arrendamiento.

La diferencia con el renting es que éste es un alquiler puro, generalmente a corto plazo y además la conservación del bien arrendado corre por cuenta del arrendador y el usuario no tiene la opción de compra.

Las partes que intervienen en un contrato de leasing son:

  • La empresa que necesita el activo o arrendataria.
  • La empresa de leasing o institución financiera que alquila ese bien.
  • El productor de bienes de activo o proveedor (fabricante o distribuidor).

Existen dos tipos de leasing, el operativo y el financiero:

  • Leasing financiero: en este caso, la empresa cliente que necesita un activo no corriente, se dirige a una empresa de leasing para que le alquile ese elemento patrimonial. La empresa de leasing puede que esté en posesión del bien y se lo servirá inmediatamente en régimen de arrendamiento, o bien puede suceder que no posea el bien en propiedad, en cuyo caso, la empresa de leasing se pondrá en contacto con un proveedor de dicho bien el cual pondrá en disposición de la empresa cliente el bien por orden de la empresa de leasing. Lo más habitual es ésta situación en la que generalmente las empresas de leasing son creadas por grupos de bancos o instituciones financieras.
  • Leasing operativo: se presenta en el caso de que coincida la empresa de leasing con el proveedor o fabricante, es decir, el propio fabricante crea su servicio de leasing. En el leasing operativo sólo intervienen dos personas: la empresa cliente y el fabricante o suministrador que también hace las veces de empresa de leasing.

Además de las diferencia apuntadas entre los dos tipos de leasing, también se distinguen en que el leasing operativo es revocable a voluntad de la empresa usuaria previo aviso al arrendador. Por ello el riesgo de obsolescencia en el leasing financiero corre a cargo del arrendatario, mientras que en el leasing operativo es el arrendador el que lo soporta.

Al final del contrato se ofrecen al arrendatario tres alternativas:

  • Comprar el bien a un precio prefijado de antemano en el contrato de leasing (opción de compra).
  • Rescindir el contrato y devolver el bien a la empresa de leasing.
  • Volver a efectuar un nuevo contrato de leasing sobre el mismo bien.

Las ventajas del leasing las podemos resumir en las siguientes:

  • Posibilita el uso de un activo no corriente sin necesidad de disponer de los fondos para su adquisición.
  • En el caso de que se opte por el leasing operativo, se puede trasladar a la empresa de leasing el riesgo de obsolescencia, con lo que permite una renovación frecuente de los equipos.
  • Permite la expansión de la empresa, que por carecer de fondos necesarios debería retrasar esas inversiones.
  • Reduce la incertidumbre sobre la expectativa de la inversión, ya que se conocen exactamente las salidas de dinero al estar pactadas en el contrato de leasing.
  • Supone un ahorro fiscal ya que las cuotas de alquiler tienen la consideración de gasto deducible en la base imponible del impuesto de sociedades.

Entre los inconvenientes encontramos los siguientes:

  • La inversión no tiene valor residual para el arrendatario, ya que el bien arrendado pertenece a la empresa arrendadora.
  • El coste del leasing suele ser mayor al de cualquier otra forma de financiación ya que el arrendador soporta un riesgo mayor.
  • En ocasiones hay determinados elementos patrimoniales que no pueden ser objeto de leasing y se encuentran dificultades para contratarlo.

Por todo ello podemos concluir diciendo que cuando una empresa necesita disponer de un bien de equipo o elemento patrimonial tiene diferentes opciones, una de ellas el leasing. Pero en todo caso, la decisión a adoptar se fundamenta en una buena estimación de los pagos y cobros asociados a cada alternativa y la diferente incidencia que los impuestos tienen sobre cada una.

http://www.adrformacion.com/articulos/economia_de_la_empresa/el_leasing_como_fuente_de_financiacion/articulo1529.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

diciembre 2009
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: