José Luis López

Cuotas participativas Cajas de Ahorro

Posted on: marzo 26, 2009

Las cuotas participativas son instrumentos financieros emitidos por las cajas de ahorros que permiten a los inversores obtener una rentabilidad anual y participar en el reparto de los beneficios de la entidad. Asimismo, las cuotas se pueden comprar y vender en Bolsa, es decir, poseen la ventaja de ser líquidas, con lo cual, ofrecen la posibilidad a su propietario de realizar una ganancia en caso de revalorización.

El Banco de España las define como “activos financieros o valores negociables que pueden emitir las cajas de ahorros”.

CAM (Caja Mediterráneo) es la primera Caja de Ahorros que ha acordado llevar a cabo una emisión de cuotas participativas (Cuotas Participativas CAM).

Las cuotas participativas no otorgan derechos políticos a sus propietarios mientras que las acciones sí. La ley española, en la figura del Real Decreto 304/2004 contempla medidas para evitar abusos y concentraciones de ‘poder’ en pocas manos, como que un único cuotapartícipe no podrá tener más del 5 por ciento de las cuotas de una entidad, y en caso de que sobrepase esta cifra, la sanción le haría perder los derechos económicos de todas las cuotas en propiedad.

Así, los cuotapartícipes (nombre designado por ley para los tenedores de cuotas participativas), según dictamina la ley y a elección de la caja emisora, podrán estar representados en un sindicato que, a su vez, podrá participar en la asamblea de la caja con voz, pero sin voto.

Existe una cláusula de amortización automática de las cuotas para el caso de que se produzca una modificación del régimen jurídico relativo a los derechos políticos de los cuotapartícipes.

Debido a que las cajas de ahorros no son sociedades anónimas compuestas por acciones, sino instituciones no lucrativas de carácter benéfico-social, ningún particular puede ser dueño de las cajas, ya que están sometidas a un sistema de control en el que intervienen los impositores, los empleados y las instituciones públicas locales.

Como cualquier acción de un banco o empresa, las cuotas participativas se pueden negociar en la Bolsa. Por tanto, disfrutan de la liquidez de cualquier instrumento financiero que cotice, y en caso de revalorización, el cuotapartícipe que las venda obtendrá la correspondiente plusvalía.

Contenido

· 1 Rentabilidad de las cuotas participativas

· 2 Diferencia entre cuotas y acciones

· 3 Espíritu social inalterado

· 4 Enlaces externos

Rentabilidad de las cuotas participativas

Como las cuotas son instrumentos de renta variable, la remuneración no está predefinida, sino que dependerá de su evolución económica y de su política de reparto del excedente de libre disposición de la entidad emisora (esto es, el resultado del ejercicio).

En resumen, esta rentabilidad se puede obtener mediante dos vías, una es la remuneración por la participación en el excedente de libre disposición que les pueda corresponder y la otra es la propia revalorización de los títulos en el mercado continuo. La rentabilidad media anual en efectivo de las cuotas debería ser equiparable a la rentabilidad por dividendos de las acciones de una entidad bancaria cotizada.

Diferencia entre cuotas y acciones

Aunque cuotas y acciones son prácticamente lo mismo, la diferencia básica es que las cuotas no otorgan derechos políticos, es decir, que el propietario de cuotas participativas no se convierte en propietario de la caja. Sólo otorgan derechos económicos (cobrar la retribución derivada de las mismas, en su caso). Por su parte, las acciones otorgan derechos económicos y políticos (pueden ejercer su derecho a votar en las juntas de accionistas y discutir la estrategia de la empresa o banco).

Espíritu social inalterado

Las cuotas permiten a la entidad emisora obtener financiación para incrementar sus recursos propios sin alterar la composición de su propiedad. Ello se debe a que los cuotapartícipes, al no tener derechos políticos, no son dueños de una parte proporcional de la caja de ahorros. Por lo tanto, es imposible convertirse en propietario de una caja porque, al ser instituciones no lucrativas de carácter benéfico-social y no sociedades anónimas, los verdaderos propietarios son los impositores, los trabajadores y los organismos públicos que componen la Asamblea.

De Wikipedia, la enciclopedia libre

real-decreto-302

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

marzo 2009
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: