José Luis López

Las cajas tienen que fusionarse: sus oficinas venden la mitad que las de los bancos

Posted on: marzo 25, 2009

usuario_conectado ALBERTO CAÑABATE
Invertia.com

La crisis económica que sacude al país pondrá punto y final a la sobrecapacidad de las cajas de ahorro. Del agresivo proceso de expansión experimentado por estas entidades al calor del desarrollo inmobiliario se pasará a un modelo que persiga la eficiencia, lo que implicará cierre de oficinas y reducción de plantillas. Una sucursal de una caja vende un 46% menos que la de un banco, diferencia que se ha acentuado con el paso de los años.

“La carrera en la fusión de las cajas de ahorro no ha hecho más que empezar, y aquí no va a haber parejas de baile para todo el mundo”, comenta un representante de una caja, que augura que de las 45 actuales se pasará a 25 firmas. “El año pasado fue terrorífico y este va a ser mucho peor, se apuesta por un proceso de fusión para ser más fuertes, pero tiene que existir la opción de complementariedad geográfica”.

Las cajas, aparte de ser mucho más agresivas que los bancos en la gestión del riesgo, lo que implica niveles de morosidad muy superiores (4,45 frente a 3,2%), son menos eficientes. Fuentes consultadas justifican esta peor gestión por la idiosincrasia semipública de estas entidades de ahorro, ya que están obligadas a exponerse más que los bancos al desarrollo económico de las regiones donde operan. En terminología menos eufemística, implica más crédito al ladrillo.

Los datos que publica el Banco de España son ilustrativos. Una oficina de una caja vendió el año pasado 830.000 euros de media, un 46% menos que los 1,54 millones de un banco. Por ventas se entiende ingresos menos gastos financieros (margen de intermediación), el mejor reflejo de lo que es la actividad core de una entidad financiera comercial. Un empleado de una caja vendió 153.700 euros, un 24% menos que uno de un banco.

Estos diferenciales de rentabilidad entre cajas y bancos se han acrecentado con el paso del tiempo, según los números que maneja el regulador. En 2003, un establecimiento de una caja vendió 607.000 euros, el 41% menos que el de un banco, mientras que el empleado de una caja ingresó en concepto de intermediación 115.000 euros, el 13,6% menos que el trabajador medio de un banco.

A IMAGEN Y SEMEJANZA DE LA BANCA

Según los expertos consultados, las cajas vivirán durante los próximos años un proceso de concentración similar al experimentado por los bancos desde el inicio de la democracia. La durísima crisis bancaria vivida entre 1978 y 1983 afectó a 56 entidades pequeñas que representaban el 25% de los recursos ajenos de la banca española. Tras su saneamiento, pasaron a formar parte a los ocho grandes grupos bancarios que existían entonces, recuerda el doctor en Ciencias Económicas Julio Argüelles.

Entre 1977 y 1987 las oficinas aumentaron de 10.205 a 16.449, aunque el número de empleados se redujo de 171.238 a 156.986. Entre 1987 y 1996, las grandes entidades se concentraron y, posteriormente, se reorganizaron. El número de bancos aumentó de 136 a 163, las oficinas aumentaron de 16.449 a 17.657, en tanto que el número de empleados se redujo de 156.986 a 141.640. Los ocho grandes bancos españoles existentes en 1987 quedaron, reducidos a seis en 1996, englobados en cinco grupos.

“Los procesos de concentración que se han producido no han respondido a criterios técnicos de complementariedad de balances, clientela o segmentos de negocio, sino que más bien se han efectuado entre entidades muy similares, teniendo en cuenta que el objetivo último era alcanzar una mayor dimensión para no quedar marginados de la competencia en los mercados mayoristas y monetarios, tanto a escala europea como mundial”, comenta Argüelles. “Esta circunstancia ha influido en que la reducción de oficinas que llevaron a cabo los bancos fusionados fuese superior a la que hubiese sido necesaria en caso de disponer de redes geográficas complementarias”.

A contracorriente de la banca, que entre 1988 y 2007 (último dato disponible del regulador) ha reducido el número de empleados en España en un 24% hasta los 117.570, las cajas de ahorro han aumentado su fuerza de trabajo en un 69% hasta los 131.933 trabajadores. En el caso de las oficinas, los bancos se han mantenido en el entorno de las 15.500 en el presente siglo, mientras que las cajas incrementaron su presencia en las calles de España en un 30% hasta las 25.000.

El proceso de cierre de cajas de ahorro llegará al grueso de las comunidades autónomas. Sólo Galicia y Asturias tienen más sucursales de bancos que de cajas de ahorro, y es en Cataluña, Andalucía, Castilla la Mancha y Castilla y León donde las segundas cuentan con una presencia más acentuada en comparación con los primeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

marzo 2009
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: